UNA BARCA SIN DESTINO

Por Patricio Espadas

(Fecha de publicación en esta Web, 12/ 07/ 14)

Datos del autor: Los escritos de Patricio Espadas me han llegado mediante un amigo común, César Freire, que sabe reconocer talentos, aunque en muchos casos vengan envueltos bajo la apariencia sencilla de formas y formalidades de las que la sociedad está siempre muy pendiente, olvidando que el valor de algo y el talento no siempre está encorsetado por esas formas, sino que el auténtico talento está en el fondo. Son los no capaces de ver ese talento auténtico, los que necesitan de las formas para aparentar que entienden.

El fondo de los escritos de Patricio, revelan una capacidad innata de contar historias. Se trata de un narrador en estado puro. Así que no haciendo caso a las formas de sus escrito que no cumplen los requisitos ortodoxos de ortografías y sintaxis, he decidido publicar las 10 primeras páginas de uno de los 4 relatos recibidos por medio de César. La novela se  titula "Una barca sin destino".

Lean y juzguen. Como no podía aquí publicar las 119 páginas que tiene esta novela, propongo que el que quiera recibir la novela completa, la solicite en esta dirección de correo: 2013santiag@gmail.com.

Santiago Salcedo.

   

 

UNA BARCA SIN DESTINO

1

Llega el verano y los colegio hacen vacaciones las excursiones a los campamentos de verano intercambio de niños a otros países para aprender sus lenguas y costumbres dos jóvenes de esa parte se cambian por dos chicas españolas de 14 y 15 años las dos chicas españolas viajarán hasta esa ciudad donde pasarán 20 o 30 días juntas con sus compañeros hace más de un mes los padres de Lola y Cristina están peleando esta decisión de intercambio de dos jóvenes por su hijas pero por más que discuten este cambio no llegar a ningún acuerdo Lola y Cristina ya más bien es una cabezonada que una ilusión por ir a ese lugar donde sólo verán Ríos selva y muchos animales salvajes cosa que a ellas les da miedo hasta de una simple y pequeña araña las dos comentan esto como queriendo volver atrás pero su orgullo no le deja y se esconden detrás diciendo ya están los pasaportes y el dinero que han pagado por ese viaje que si no se fuera gastado tanto de buenas ganas lo dejaría con los padres ya se ha discutido este problema 1000 veces pero como nada todo queda en un enfado que pronto pasa pero los padres no quieren y por no seguir discutiendo este mismo problema ya lo han dejado por imposible y que las niñas vayan a ese lugar perdido en la selva o donde esté.

Cuando ella se vayan dos jóvenes de esa parte del país vendrán y en las casas de Lola y Cristina estarán más o menos entre 20 y 30 días lo mismo que sus hija estarán en ese mundo de Ríos y selva el día de partir se acerca y bien sabe Dios que de buena gana romperían los pasaportes y todo lo que le obliga a coger el avión para llegar a ese campamento pero ya es tarde los jóvenes que se cambiaran por lola y Cristina ya lo tienen todo preparado para ese cambio que también han pensado que se podían quedar aquí y cuando lleguen esos jóvenes para pasar esos días de intercambio pasarlo los cuatro juntos pero sus padres dirían que ya os vais convencido que la selva no es vuestro destino ni lugar para las vacaciones de verano y Lola y Cristina no quieren sentir eso de sus padres sabiendo ellas de sobra que ese viaje y lugar no está hecho para las dos que esto ya lo han hablado muchas veces y ya no quieren volver ha tras ya se han vacunado de varias cosas y la maleta la llevan llena de botes de todas clases de repelentes para arañar mosquitos y toda clase de insectos pequeños que según ellas le pueden picar.

2

El día de salida se acerca y entre ellas dos se preguntan qué hemos hecho aún estamos a tiempo de decir que no queremos ir a ese lugar y cuando lleguen esos chicos lo pasaremos los cuatro juntos estos días las dos en casa hablan algo fuerte pensando que nadie las escucha pero detrás de una puerta se siente una voz diciendo ya sabía yo que ese no era un lugar de vacaciones para vosotras dos no mamá estábamos hablando de ese viaje que no sabemos cómo lo pasaremos pero estamos muy ilusionadas y ya tenemos ganas de salir y cuando se hace un viaje largo siempre se está algo nerviosa y es lo que estábamos discutiendo las dos si y yo que me lo creo con los años que hace que te conozco me vas a venir con los nervios de ese viaje hablar de  otras cosas pero ha mi no me dais gato por liebre lo mejor será que cambies de conversación  quedan dos días y en dos días se tiene tiempo de romper los billetes del viaje y rompe el pasaporte o guardarlo en un cajón de recuerdo sólo quedan dos días pensarlo bien tus padres y nosotros  no queremos ese viaje.

La madre de Lola se retira y estas dos jóvenes se quedan en silencio cuando su madre se sale de su habitación y se miran una a otra pensando aún tenemos tiempo y Cristina rompe ese silencio que más bien es miedo que alegría lo que se va a pasar en esas vacaciones tu madre sabe que no queremos ir ya lo ha dicho bien claro será mejor olvidar el miedo y lo que tenga que pasar pasará y se intentara  pasarlo lo mejor posible y lo que ocurra ya lo contaremos después yo creo que ya que se ha hecho este gasto lo mejor será seguir adelante con este capricho nuestro y cuando estemos en ese campamento pasarlo lo mejor posible no creo que sea tan peligroso pasar unos días en ese campamento allí habrá personas como  nosotras de nuestra edad y si ese campamento está abierto a la juventud no puede haber mucho peligro tendrá mosquitera en las ventanas y no creo que estemos todos el día y la noche matando araña y mosquito ya está todo dicho y no se hable más de este tema salimos dentro de dos días y sólo tenemos que pensar en pasarlo bien  esos días que estemos fuera  tu cree en lo que están diciendo no pero se tiene que hacer ese esfuerzo y pensar lo bien que lo pasaremos espero que tenga razón y que todo salga lo mejor posible que tengo mis dudas.

Esta noche salimos para cenar mis padres los tuyos y del miedo de este viaje nada de nada y si nuestros padres dicen algo y se refieren  al viaje se le sigue la corriente pero nada de miedo de acuerdo y las dos chocan las manos diciendo de acuerdo a pasarlo lo mejor que se pueda .

No están convencidas de lo que pueda pasar en ese viaje y esos días pero ya que se han propuesto viajar a un mundo desconocido para ellas lo mejor para estas chicas será no pensar que pasara y pensar sólo en pasarlo lo mejor posible sólo falta 24 horas para ponerse en marcha y

3

viajar a ese mundo desconocido para ellas que ocurrirá mañana empezará esa aventura que no están muy de acuerdo pero después de tantos días discutiendo con sus padres ahora no se puede volver atrás por vergüenza y cabezonada todo está dicho y hecho para partir mañana a primera hora Lola y Cristina se acuesta y no pueden dormir en toda la noche pensando en que pasara cuando se lleguen ha ese campamento  será peligroso andar en esa selva que no te muerda ninguna fiera salvaje tendrás que ir acompañada a todas partes o se podrá pasear tranquilamente sin ningún peligro.

En toda la noche no han pegado ojo pensando en ese viaje y sus vacaciones la luz del día empieza a clarear y estas dos jóvenes son despertadas por sus padres cuando se acaban de dormir una ducha un vaso de leche con galletas las maletas y al coche para llevarla al aeropuerto uno de los padres queda en recogerlas para llevarlas los otros se despiden hasta la vuelta el coche se pone en marcha hasta ese aeropuerto donde tienen que embarcar para hacer 6  o  7 mil kilómetro.

Se anuncia la llegada de un vuelo donde vienen esos jóvenes para hacer cambió con Lola y Cristina una pequeña pancarta anuncia a estos dos jóvenes que están saliendo por uno de los pasillo Lola y Cristina se dirigen a ellos para saludarlos y presentarle a sus padres una presentación de estos jóvenes y quedan estos 30 días como si fueran la misma familia los cuatro jóvenes se juntan y intercambian sus costumbres y contándose cosas que posible mente le harán falta cuando lleguen a esa selva donde esta ese campamento para pasar esos días que por lo que están pensando no le hace mucha gracia ese viaje que ya no puede volver atrás la hora de salida se acerca y todo está listo los cuatro esperan la llegada de su vuelo junto con sus padres.

 Estos jóvenes están con tanto sus historias de este campamento y su selva y lo que está haciendo más bien es asustar a Lola y Cristina con sus historias que más bien parece como si lo estuvieran haciendo a propósito para meterle miedo y parece que lo están consiguiendo.

Falta nada y menos para salir y empiezan a acercarse por donde tienen que embarcar uno de los jóvenes abre su macuto que lleva en las espaldas y ese chico le regala un libro a Cristina explicando todo lo que fue la selva amazónica sus ríos las tribus que vivían en aquellos tiempos los cortadores de cabeza caníbales hombres monos y muchas tribus más que se relaciona en este libro Cristina le pregunta pero existe todo esto que me estás contando y el chico le contesta este libro lo ha escrito mi padre y lo terminó hace cuatro días y a estado en esos sitios que han ocurrido esas cosas que pone en el libro Cristina lo coge y lo guarda en su mochila el chico le quiere gastar una broma a Cristina y se pasa

4

contándole historias sacándolas del libro y aumentándolas mucho más de lo que dice en este libro los cuatro jóvenes se saludan y hasta la vuelta que lo paséis bien en ese mundo lleno de salvaje y todas clases de animales que por la noche no os dejarán dormir encontraréis arañas en la cama y de los árboles caerán en vuestras cabezas serpientes venenosas que saldrán de la maleza para inyectar su veneno en vuestros cuerpos tendréis que dormir una y la otra vigilar para que eso no pase por la noche.

La poca ilusión que tenían estas dos jóvenes se ha esfumado las chicas quieren volverse pero cuando se dan cuenta están dentro de ese pasillo que entra hasta dentro del avión que las va a llevar muy lejos tan lejos que en este momento si se pudiera volver no lo dudaría ni un momento pero ya hay que seguir adelante por qué no se puede hacer otra cosa.

Cristina en estos días cumplirá  16 años y Lola 15 sentadas en su a cientos Cristina saca el libro y empieza a leer esa historia que está escrita en ese libro que a Cristina y a Lola no le va a valer de mucha ayuda más bien le va a servir de miedo y terror.

El vuelo va a ser largo y algo pesado anoche se acostaron tarde y esta mañana se han levantado muy temprano  aun no llevan 10 minutos de vuelo Lola se queda dormida y Cristina sigue leyendo ese libro que a cada página que lee está cogiendo más miedo antes de salir ese joven le ha explicado dónde van y como es ese campamento al lado del río donde usan las barcas para pasar al otro lado cuando quieren hacer acampadas con sus tiendas en el campamento los mosquitos están a millares y para poder dormir por la noche te tienes que cubrir con una malla con cuatro palos y cubriendo hasta el suelo para que los mosquitos no puedan pasar.

Cristina se ha quedado dormida también  y le ha dado tiempo a leer parte del libro y sigue con lo que el joven le ha contado y  dormida pensando en lo que el libro le dice se pone ha soñar siguiendo lo que ha leído.

Las mallas mosquiteras se han terminado y para pasar la noche va a ser una pesadilla con tanto mosquito las dos chicas cogen los sacos de dormir y un trozo de malla que han encontrado en las tiendas que tienen que dormir con esa pequeña malla no se puede tapar y mirando una barca que está atada en la orilla del rio en el pequeño embarcadero las dos chicas tienen el mismo pensamiento y se meten en esa barca y tendiendo los sacos de dormir se ha cuestan tapándose la cabeza con esa pequeña malla con el poco movimiento de la banca y las pequeñas olas del río la cuerda de esta barca se suelta donde está amarrada y la Barca empieza a bajar por el río el movimiento es suave pero por el Centro es más rápido y la Barca se va alejando de prisa toda la noche la Barca ha estado bajando

5

la corriente del río es poca pero en toda la noche se ha alejado 10 o 15 km del campamento el sol está dando en la Barca y un pequeño golpe hace que  despertar a Lola y en el borde ben una flecha clavada lo be algo raro y empieza a mirar a todo alrededor y se da cuenta que la Barca esta en el centro del río y en la orilla izquierda hay unos pequeños hombrecillos de 1 m más o menos de altura y tirando flechas Lola le da un golpe a Cristina y esta se despierta quejándose del dolor por el golpe que le ha dado Lola y quejándose Cristina le dice no me puede despertar con más cuidado que me has hecho daño Lola sólo le da tiempo a decir coge el remo y rema con todas tus fuerzas que si nos cogen esos enanitos que están en el otro lado del río el golpe que yo te he dado sería una caricia con lo que nos pueden hacer esos pequeños hombres que están tirando flechas y remando para el lado derecho para que las flechas no lleguen a nosotras y con cuidado vamos bastante rápidas pero Lola tiene que repetir despierta de una vez que estamos en peligro y tu no acabas de despertar y mira lo que tienes delante a pocos metros un grupo de hipopótamos están descansando en una pequeña irla de arena que en el río se ha formado hemos escapado de esos hombrecillos pero si un hipopótamo con la boca que tienen con un bocado se comen un trozo de esta barca y el siguiente mordisco será para nosotras.

Lola y Cristina reman con todas sus fuerzas para desviar la barca a la orilla derecha esos pigmeo o enanos ya no se ven los hipopótamo están lejos y siguiendo por la orilla derecha más de 1 km en esa orilla se ha formado una pequeña playita de pocos metros al lado de un pequeño manantial que se une al río en ese recodo con muchos problemas consiguen entrar la barca ninguna de las dos sabe remar y eso hace que le cueste mucho trabajo dirigir la barca para el lado que quieren pero con mucho esfuerzo y el miedo que tienen pueden llegar a ese recodo del río donde ataran la barca fuerte para que no se escape y se queden solas en la selva y sin medio de transporte y antes de atar la barca Lola le dice a Cristina salta a fuera que te hecho la cuerda y la aguanta hasta que yo recoja las cosas y te las eche y en poco segundo Lola recoger las esterillas y los sacos de dormir y se los tira a la arena y seguido saltando Lola y entre las dos tirando de la barca hasta sacarla fuera del río y siguen tirando por un pequeño riachuelo que se une a este río una empuja y la otra lleva la cuerda y por ese pequeño manantial  que apenas hay agua para mantenerla a flote consiguen quitarla de la vista de esos pequeños pigmeo que se parecen los enanitos de Blanca Nieves y detrás de unas hierbas un poco grandes esconden la barca quitándola de la vista del río y a pocos metros la maleza de la selva desaparece y queda una gran explanada con algo de subida Cristina coge el macuto y Lola le pregunta  que vamos a subir hasta arriba donde se ven aquellas piedras si a vez que se puede ver y pedimos ayuda la mochila pesa mucho y me

6

cansaré pronto saca todo lo que llevas menos el saco y la esterillas siempre estoy discutiendo contigo que no fumes pero hoy te pregunto llevas tabaco y sencillas que quieres aprender a fumar en este momento no quiero aprender a fumar lo que quiero es que no malgaste las cerillo o el encendedor si lo llevas para cuando se tengan que hacer fuego poderlo hacer no se te pierdas ni lo gaste.

Y con las mochilas cargadas en la espalda caminan por esa colina de poca pendiente siguiendo el pequeño manantial que no saben de dónde baja y algunas pequeñas charcas con el agua tan clara que se puede ver los cuatro peces que están en el fondo y a su paso subiendo van encontrando moras y fresas que van cogiendo sin parar y siguiendo la poca pendiente llegan a donde están las grandes piedras que veían desde abajo donde está la barca y al llegar a donde se encuentran estas piedras a y una pequeña plaza rodeada de piedras para sentarse y una grande en el centro y al lado algo parecido como si se fuera hecho una barbacoa y quemando la basura para que la selva quede limpia no terminan de mirarlo  cuando dice seguimos que tienes prisa de llegar más arriba si hasta el pico ese que desde allí se podrán ver el campamento y siguen subiendo pero ese pico parece que se va alejando a cada metro que avanzas Lola ese pico está más lejos de lo que pensábamos después de un largo rato llegan al final de esa cima y ese pico que llevan varias horas subiendo y cuando falta poco para llegar el son se ha ocultado y las sombras y la oscuridad se va comiendo la poca luz que queda de este día Cristina le dice a Lola hemos perdido el tiempo subiendo tan arriba ya no se ve nada y tenemos que bajar a donde hemos dejado la barca es igual pasar la noche en la barca que aquí arriba buscamos donde menos de el viento y pasamos la noche no hace viento  y la noche es buena la temperatura es agradable y cualquier sitio es bueno para pasar la noche sólo y cuando se haga mas de noche  veremos las luce del campamento desde aquí arriba y solo  tenemos que extender las esterillas y abrir el saco para dormir quieres que hagamos un poco de fuego faltan no hace y la comida de esta noche es de fresas y moras que es lo que hemos cogido subiendo y eso se puede comer sin pasarlo por el fuego.

Las dos chicas al lado de una roca mirando desde arriba a ver si pueden ver luces del campamento o algún poblado que este por aquí cerca y mirando desde arriba pueden percatarse que no hay nada de luz porque no hay ningún pueblo cerca donde se encuentran en este momento no tienen ni idea de lo que han bajado con la barca por el río abajo y para volver a encontrar el campamento tendrían que subir por el río y no están acostumbradas a remar y en la barca no podrían remontar río arriba hasta el campamento  y por la selva sería una locura las arañas serpientes y mosquitos se las comerían están atrapadas y no saben qué pueden hacer

7

nunca se han encontrado en una situación como ésta la noche avanza y las luces de ese campamento no se ven desde donde se encuentran y más arriba no pueden subir se metería en la selva y a 4 m no verían nada por los árboles y la maleza que le rodean la noche sigue avanzando y se han comido las cuatro fresas que han cogido junto con las moras esta noche la cena es algo ligeritas no tienes algo más de comida en tu mochila no  sólo nos queda meternos dentro del saco y rezar para que nada raro nos ocurra se cubren la cabeza con el trozo de malla que llevan para protegerse de los insectos pequeños y esperan que la noche pase rápido y llegue el nuevo día no pueden hacer nada pero el día le hacen más fuertes y tendrán menos miedo no dejan de ser dos niñas que están perdidas en esa selva que le rodean por los cuatro lados y con lo poco que han visto la verdad es que no es lo que le habían contado en el colegio Cristina y Lola venían con una ideas y todo ha quedado en miedo  terror y soledad sin saber dónde se encuentran y sin saber cómo van a volver a ese campamento que sólo se imaginan que estará río arriba unos cuantos de kilómetros pero no saben la distancia.

Lola le dice a Cristina ya tienen que saber que faltamos del campamento y también se ha perdido con nosotros una barca lo más normas es que se den cuenta pronto cuando vean que faltamos nosotras y la Barca ellos tienen una lancha de motor con esas lanchas se puede bajar rápido a buscarnos  y por el lado derecho del río los pigmeo no le harán daño con sus flechas y lanzas y podrán llegar hasta donde nos encontramos paradas.

Cristina y Lola con los dos sacos de dormir juntos y la malla por la cabeza hablan despacito para que no las sientan cualquier animal carnívoro y tengan problemas el miedo no deja que se queden dormidas y se van contando sus cosas hasta que ya no tienen nada que contar y  el sueño le ase que duerman  dos o tres horas hasta que un ruido raro las despierta se levantan las dos y se asoman al borde de las piedras donde han pasado la noche la luz del día no es clara pero abajo en el llano donde estaba esas cenizas  hay una gran hoguera y con la luz del fuego se ven personas saltando de un lado a otro Cristina y Lola el miedo parece que se le ha ido al ver estas personas saltando al lado del fuego y las dos se dicen serán personas que han bajado por el río y han acampado en ese llano posiblemente sean personas del campamento que han visto la Barca y están esperando que se haga del día para encontrarnos recogemos los sacos de dormir los metemos en las mochilas y bajamos por donde hemos subido asta donde esta esa gente  tu lo estas viendo muy fácil pero si fueran personas que han venido a buscarnos estarían al lado de la Barca gritando a ver si nosotras acudimos a sus encuentro y no subirían

8

tan arriba para buscarnos pero si tú quieres vamos bajando hasta donde se encuentran esas personas de acuerdo bajamos.

Las dos baja felices y contentas  despacio y sin prisa por miedo a caer en la pendiente de la montaña bajando a un es de noche y no se ve bien el camino y pueden tropezar y caer se va acercando poco a poco y pensando ver algunas personas conocidas del campamento para darle un fuerte abrazo por encontrarlas y decirle que no se alejaran del campamento si no va con ellas una persona capacitada para desplazarse por cualquier sitio de este campamento y sus alrededores bien sea por el río o por la selva las dos esperan y quieren terminar con esta pesadilla que se están a arrepintiendo hasta del día que asestaron este viaje de intercambio a este campamento en el medio de la selva las dos chicas se miran y se paran más bien escondiéndose y mirando al fuego Lola tú estás viendo lo mismo que yo sí esos hombres van casi desnudo y lo que llevan puesto no parecen personas normales que yo diría nativos personas salvajes de esta selva el miedo vuelve a reinar en esa tranquilidad que las dos chicas tenían hace un momento antes de esconderse detrás de las piedras a pocos metros de este gran fuego y esos hombres que no dejan de saltar y bailar alrededor del fuego al rimo de ese ruido con palos y tambores  que parecen música en este momento las dos chicas están paralizadas no saben qué hacer acercarse a estas personas o esperar a que se vea más claro ya nos quieren ni saben que puede ocurrir volver para arriba donde han pasado la noche no tienen salida y están pensando por donde va a pasar para llegar a donde está la barca y entre ellas se pregunta qué hacemos llegamos hasta donde están decimos que nos lleven hasta el campamento o esperamos un poco más hasta que se vean las caras de esas personas  igual son buena gente que están celebrando una fiesta estamos muy cerca y empieza a hacer de día dentro de unos minutos veremos qué hacen y quien son de momento será conveniente esperar unos minutos más y salimos de dudas las dos jóvenes están pensando lo mismo y escondidas detrás de las piedras para no ser vista hasta que no tengan claro que están haciendo esas personas casi desnuda dando saltos alrededor del fuego al rimo de esa música si es que se le puede llamar música a eso que se está sintiendo.

Cristina saben lo que estoy pensando que esta pensando si es bueno me lo cuentas y si es malo te los callas ya tengo bastante miedo para que tu me metas más pues siento decirte que hace un año vi una película y la música el fuego los salvajes casi desnudo dando saltos al lado del fuego en la película era un ritual al Dios del sol para que todos los días alumbrara y diera vida a su tierra y poder seguir viviendo y en ese ritual mataban a una persona y se bebían su sangre y este baile al lado del fuego me da que pensar la luz del día empieza a clarear y se puede ver lo

9

que estos salvajes están haciendo y entre cuatro de esas personas que están saltando llevan unos palo en forma de x y una persona atada a esos palos y poniéndolo encima de esa piedra que tu decías ayer cuando subíamos para arriba que era una mesa para comer todas estas personas que giran alrededor del fuego siguen girando alrededor de esa mesa.

Cristina y Lola a cada momento que pasa lo están viendo este juego más peligroso y con pocas ideas de que sea un juego el sol está a punto de salir en el momento de su salida todo queda en silencio y todos mirando al pico de la montañas donde el sol está a punto de salir y cuando  éste se esta viendo solamente la mitad se siente un solo grito aterrador pero sólo un segundo después una espada o cuchillo grande deja sin voz a esta persona que se encuentra atada encima de esta piedra ritual o mesas no se como se le puede decir  pero la cabeza de una persona rueda por el suelo y con un palo con pincho es clavada y dirigiéndola al sol vuelve a ver un silencio de unos segundos y la música es pieza de nuevo y todos estos salvajes siguen con su baile y la música dando vueltas alrededor del fuego y de la mesa.

Las dos dan un grito y se llevan la mano a la boca para tapársela la impresión ha sido tan grande que no han podido evitar ese grito de terror algunos de estos salvajes que están bailando gritando y dando vueltas alrededor del fuego y la mesa han mirado para donde se ha sentido ese grito unos segundos mirando y siguen dando Huerta y gritando con la cabeza pinchada en el palo las dos jóvenes se miran y arrastrándose se vuelven para atrás unos metros y se meten en la selva para cubrir su presencia en caso de que alguno suba y no las vean estos salvajes porque serían tratadas igual que esté muerto y con todo el cuidado del mundo se meten dentro de esta selva y como puede van bajando escondidas sin que las vea y con mucho cuidado y sin hacer ruido van rodeando este llano y estos salvajes hasta que se encuentran unos cientos de metros mas abajo  hasta que se alejan de  la vista de este llano y sus visitantes.

Lola y Cristina van saliendo de la selva pero van ocultándose de la vista de estos salvajes y entre la selva y el campo libre van bajando y acercándose a donde tienen la Barca oculta y cuando van llegando a esta pequeña playa a pocos metros de donde está su Barca escondida se encuentra todas las pequeñas canoas de este grupo de personas o salvajes como se le quiera decir Cristina y Lola se queda  mirando a estas pequeñas canoas y comentan hemos tenido mucha suerte o es un milagro que no nos ha visto ha nosotras ni  ha  la barca nuestra seguramente por qué has llegado de noche y han dejado sus canoas y han subido con ese hombre que le han cortado la cabeza y por eso no se han dado cuenta de la barca nuestra estoy pensando soltar estas barcas

10

y que el río se la lleve y cuando se encuentra al lado de estas pequeñas canoas Lola le dice pero que vas a hacer si sueltas esas canoas sabrán que alguien está por aquí cerca y no tardaremos mucho en hacerle compañía a ese hombre que esta madrugada le han cortado la cabeza pero Cristina no está sintiendo lo que Lola le esta  diciendo y cuando está a punto de empezar a soltar las pequeñas canoas la música deja de sonar creo que han terminado con su ritual  y ya mismo están aquí que hacemos con lo despacio que va este río estarían ante ellos aquí que las barcas desaparezcan por el río lo mejor será sacamos la Barca borramos las huellas que hemos dejado y remamos río abajo hasta que encontremos un lugar que se pueda salir del río.

Y sin perder tiempo sacan la Barca borran las huellas y se van río abajo no muy lejos encuentran un hueco entre el río y la selva donde este río ase un poco de recodo y entrando unos cuantos de metros donde se puede ocultar y en pocos minutos se ven pasar las canoas con todo el personal que estaban arriba en el largo  Lola y Cristina con los remos y las manos han empujado la barca por el pequeño canal de poca profundidad hasta cruzar zarza hierbas colgantes que bajan de los árboles abriéndose paso unos metros más hasta que han quedado completamente escondidas al otro lado se siente pasar las últimas barcas y las dos siguen mirando cómo han cruzado por el medio de tantas salsas y ramas colgando hasta cubrir la pequeña riera donde se han podido esconder cuando ya no se siente ruido y todo está en karma  Cristina habla con Lola diciendo detrás de estas ramas que tapan la riera se ve más claridad seguimos empujando la barca a ves que encontramos detrás de esas ramas y empujando un poco más todas esas maleza  ramas y enredaderas que bajan de los árboles hasta tocar tierra se hace un paso por el agua hasta cruzar todas estas ramas enredadera y zarzas y se encuentra al otro lado una explanada casi de 1 km² donde la pequeña riera se va haciendo más grande y se convierte en un pequeño lago con tierra limpia de malezas donde se puede andar y pasear por la hierba donde se pisa hasta se puede encontrar algunas fresas que han nacido y pegado a los árboles de la selva también se pueden encontrar pequeños árboles con frutas que son buenas para comer algunos pájaros y monos han salido para esconderse en la selva dejando algo de fruta para nosotras la Barca está en una orilla de este pequeño lago Cristina y Lola están paseando por la hierba como si fuera el césped de un jardín sin pensar que estos hombres que han bajado con sus barcas también pueden venir a coger algo de fruta pero no piensan en el peligro hasta que no le llega.

.../...

11

Continúa hasta la página 119.

 

 

         

Volver a página principal